Saltar al contenido
guitar-master

Un ladrón armado que escapó de la prisión fue arrestado después de aparecer para comprar Call of Duty

abril 15, 2021

El ladrón armado fugitivo fue arrestado después de que apareció para comprar el último Call of Duty.

La policía de West Midlands publicó un video a continuación de Clint Butler, de 36 años, golpeando a un oficial en la ingle antes de inmovilizarlo.

Butler dijo que intentó comprar Call of Duty: Black Ops Cold War en violación de las reglas de bloqueo. Les dijo a los oficiales: «He venido por un nuevo Call of Duty porque no puedo sentarme encerrado».

Después de que el oficial le pidió a Butler que verificara los detalles, el refugiado le dio una patada en la pierna y trató de escapar. Los funcionarios usaron un rociador incapacitado para controlarlo.

Resulta que Butler había escapado de la prisión con un ladrón armado. Dio el nombre equivocado antes de confesar finalmente quién era y que escapó de la prisión abierta de HMP Spring Hill en Buckinghamshire. Cumplió una sentencia extendida de 17 años por delitos, incluidos robos y delitos con armas de fuego, que finalizará en 2024.

Sin embargo, escapó de la prisión alrededor de la medianoche del 28 de noviembre de 2020 y fue extraditado por la policía de Thames Valley si lo deseaba, pidiendo al público que no lo vieran cuando lo viera.

Butler parece haber jugado Call of Duty tan desesperadamente que se arriesgó a que la policía lo notara. ¿No podría simplemente haberlo descargado?

Noticias de Eurogamer: todo sobre Nintendo Switch Pro.

El incidente tuvo lugar el 13 de enero de este año después de que los oficiales vieron a Butler y un amigo en el centro de Birmingham cambiando de dirección.

Fue encarcelado durante 13 meses por escapar de la cárcel y durante seis meses seguidos por agredir a agentes.

«Exactamente por qué decidió arriesgarse a regresar a prisión al tomar la estúpida decisión de venir con un amigo a comprar un videojuego en la ciudad mientras estaba encerrado sigue siendo un misterio», comentó el superintendente Nick Rowe.